Los tres mosqueteros

Hay que agradecer a esos tres mosqueteros alcaldes del sur de Francia que por primera vez en esta discusión han aceptado que la auténtica motivación para prohibir el burkini es una cuestión únicamente racista que poco tiene que ver con la defensa de los derechos de la mujer musulmana. No molesta ni una surfista con un neopreno, ni una chica en vaqueros y con una sudadera con capucha y gafas de sol, pero ese velo, me haces el favor y te lo quitas ya mismo.

Hablando de mujeres musulmanas. [Cuidado que me voy a poner en plan queguaysoyquevivoenLondres] Viviendo en esta ciudad, he acabado conociendo a mucha gente diferente a mí, musulmanes entre ellos (musulmanes y musulmanas, entiéndase, que todo hay que aclararlo). En concreto, mujeres, puedo contar cuatro en el último año: dos británicas, una holandesa y una francesa. Todo países lejanos y exóticos, como podéis ver. Sólo una venía a trabajar con el velo, el velo nada más eh, de cuello para abajo no se diferenciaba mucho de lo que te pondrías tú; otra no tiene problema en tomar una copa de vino o un cocktail, aunque en casa con su familia lo evita porque no quiere tener a sus padres dándole la brasa (ya, costumbres extrañísimas, yo tampoco salgo de mi asombro); otra contaba cómo sus padres la habían educado en el islam desde pequeña, pero desde la adolescencia pasa de todos esos rollos y no se priva ni del cerdo; y a la última la he contado, aunque nunca me llegó a hablar de religión, sólo porque he atado cabos entre el país de procedencia de su familia y el hecho de que siempre rechazase cualquier bebida con alcohol que le pudieran ofrecer. Sí, mi conclusión puede resultar racista, pero prefiero vivir con dudas sobre la fé de una compañera de trabajo que preguntarle “uhm, no bebes alcohol, ¿no serás musulmana?” y quedar como un capullo integral. Especialmente sorprendentes me han resultado algunos comentarios sobre sus loquísimas e integristas actividades en su tiempo libre como hablar por snapchat con el chaval que les hace gracia o irse de fin de semana a Barcelona con un par de amigas.

Y mira, si me vas a venir ahora con que “bueno, pero es que lo que me describes ahí no son musulmanas de verdad”, te puedes ir a tomar por c

No, vale, no te vayas, pero aclárame una cosa. Te parece mal que alguien les ponga el velo, pero no hay musulmanas sin velo, porque si las hay es evidente que no son musulmanas, porque solo deben elegir entre ser musulmanas, someterse y volver a su país, o abrazar un estilo de vida occidental… No sé si sigo esa lógica pero tengo tres amigués que llevan una temporada de juerga y que seguro que no les importa tomarse otra cerveza contigo. Se llaman: liberté, fraternité y egalité.

4252

P.D. vélica: No, claro que no me parece bien que nadie obligue a una mujer a taparse. Y mujeres tapándose, por fé, por pudor o por una sociedad conservadora y desigual, desgraciadamente las hay desde en un convento hasta el lejano oriente (donde, por cierto, no es raro ver a las chicas bañarse en la playa con camiseta). Y no, no tengo ni idea de cómo se puede impulsar una visión más abierta e igualitaria de la vida. Pero sí que sé cómo no lo vamos a conseguir: gritándoles, invitándolas a marcharse de su país u obligándolas a quitarse la ropa que llevan puesta, sea por voluntad o por obligación.

El árbol

— Han puesto una escultura de un árbol en el Tate Modern.

— ¿Un árbol?

— Un árbol, sí, un árbol. La verdad es que de entrada parece un árbol de verdad. Como si alguien hubiese cogido un viejo árbol seco, con tronco grueso y muchas ramas y lo hubiese transplantado tal cual a esa sala.

— ¿Cómo? Una escultura, de un árbol, ¿de madera?

— Sí. Ya te digo que al principio da el pego pero cuando lo miras ves que las partes no encajan y que están unidas con una especie de tornillos largos que atraviesan las ramas y el tronco de lado a lado.

— ¿Cómo que no encajan?

— Pues como que no encajan. Es una escultura, de un árbol y de madera, hecha a partir de trozos de otros árboles. Es imposible que encajen. Pero la forma es la de un árbol

— Pero bueno, ¿y eso es arte?

— Y yo qué sé. Lo único que digo es que en conjunto, ese árbol grande en el vestíbulo del Tate, con el techo tan alto, es una buena imagen. Ahora, en lo que haya querido decir el autor ya no me meto porque no tengo ni idea.

— ¿Crees que tiene algún significado?

— Lo tendrá, supongo, pero eso sólo lo sabe el autor. Yo, por ejemplo, veo un objeto perfectamente reconocible, porque todo el que lo ve te va a decir que es un árbol. Sin embargo no es un árbol; nunca lo fue. En todo caso fue muchos árboles. Y sí, ves las imperfecciones de la construcción, ves las piezas y ves incluso la forma tan burda y tosca que han elegido para unirlas y que todo tenga sentido, pero a pesar de todo, con que te separes unos metros basta para que vuelva la ilusión de que lo que estás viendo es un árbol. ¿No es algo parecido a lo que hacemos con la Historia?

— Me dejas con el culo roto. Entonces, ¿merece la pena ir a verlo?

— No. No vayas. Es una mierda. Podría haberlo hecho yo. A cualquier cosa le llaman arte.

Mi más rotunda condena

Que sí Mariano, que no te miento. Con la mano en el corazón te puedo garantizar que mi intención es sincera cuando te digo que quiero aprovechar la oportunidad que me das para expresar mi mas rotunda condena a cualquier acto luctuoso con el que mi silencio me pudiera relacionar. No soy ni un maltratador de animales, ni un machista y la dictadura de Corea del Norte me repugna. No tengo ningún problema en condenar la violencia de cualquier tipo ni de cualquier bando. Puedo solidarizarme inmediatamente, si quieres, con los presos políticos de Micronesia si es que existen ahora, en el futuro o cuando sea. Estoy dispuesto a condenar la evasión fiscal, el despilfarro y la corrupción. Todo lo que me pidas.

Y si esto no fuera suficiente, ahora mismo, delante de ti, saco el teléfono y lo dejo escrito y publicado en mi blog, que para eso lo tengo y para que no quede ninguna duda. Aprovecho, además, ya que me das esta oportunidad, para comprometerme a defender la Constitución, las reglas del juego que nos hemos dado y la democracia en general, por lo menos mientras dure y mientras el pueblo y sus representantes democráticamente elegidos no decidan dotarnos de una nueva y mejor (o peor, me da igual. De verdad que no quiero que esto sea un punto de discordia).

Y si me permites, Mariano, y ya para terminar, quiero pedir disculpas a todo aquel que se haya podido sentir ofendido por alguna sola de mis palabras. Lo siento, de verdad, incluso sin saber qué ha causado esa ofensa, lo siento de corazón. Muy probablemente mis palabras hayan sido sacadas de contexto, y si no lo han sido tampoco reflejan al 100% mi parecer sobre el tema en cuestión. Y para que se vea que esta disculpa no es en vano, desde ya mismo me comprometo a que no vuelva a ocurrir. Prometo no hacer ni un solo chiste o comentario más de carácter racista, machista, homófobo, xenófobo, bueno, malo o divertido. Puedo garantizarte que no volverá a ocurrir.

Así que ahora que queda todo dicho, Mariano, por favor, con toda la corrección que he sido capaz de acreditar, dándote los buenos días y las gracias, y pidiendo siempre las cosas por favor, ¿serías tan amable, y sólo si no te resulta ninguna inconveniencia y si tienes un ratito libre, de ponerme un cortado sin azúcar y un pincho de tortilla, por favor?

Tengo un chiste buenísimo

No, no es ni Photoshop ni El Mundo Today. Pero vamos, que a lo que iba.

Resulta que va un día Jaimito a clase.

Mira, Jaimito nunca he sabido cómo se apellida. Es más, dudo hasta que haya existido, así que si Jaimito no existe, probablemente tampoco tenga apellido. Pero vamos, que iba Jaimito a clase.

Bueno, a clase; a ver, todo esto no ha pasado de verdad, es pura ficción. De hecho Jaimito es un nombre poco más o menos que genérico que se usa para contar chistes que gracia gracia no tienen, pero al ser chistes de Jaimito, es muy fácil entender el contexto con sólo introducir al personaje. A fin de cuentas “Jaimito” no se refiere a ningún chaval en particular llamado Jaime, sino que podría representar en realidad a cualquier niño que con esa inocencia sin filtro es capaz de arrancarnos la carcajada. Decir “Jaimito” es muy parecido a decir “uno de Lepe.” Aunque todos sabemos que los de Lepe no han hecho nada para merecer semejante pitorreo, el caso es que nos sitúa bastante bien con sólo tres palabras. Aportando un poco más de contexto podríamos comentar también cómo en algunos sitios de latinoamérica se cuentan chistes “de gallegos”, siendo “gallegos” el término que usan para referirse a nosotros, los españoles.

Pero bueno, que me lío, que os había dicho que un día fue Jaimito a clase.

Sí, es verdad. Que no os he contado a santo de qué viene toda esta matraca con Jaimito. No es más que porque es lunes. Y así como los viernes se hacen más llevaderos, sé que los lunes cuestan un poco más, así que he pensado poneros un chiste que a mí me hace mucha gracia para que con las risas sea todo mucho más llevadero. Así que al tema.

Un día va Jaimito a clase…

Bah. Que mira. Que feliz lunes ¿vale?

Edit @pemacos edition.

Siempre fuisteis los campeones

Me puedo imaginar a Cieza ya mismo. “Ya está el úlRa con sus tonterías y sus cuentitos, ¿te crees interesante o qué?” Y lo sé, bastante toca los cojones perder una final como para tener encima que aguantar esta avalancha de autoayuda recién salida de la librería del aeropuerto. “El partido se podía haber ido a cualquier lado.” “Habéis luchado como auténticos campeones.” “Con la temporada que habéis jugado este partido no lo podíais perder.” “Ya habíais ganado antes de salir al campo.”

-“Ya, pero ¿Sabes qué? Sólo se gana de una manera: ganando; y ayer ganaron otros. Así que ahora déjame que te mande amablemente a la mierda para poder disfrutar de esta resaca de subcampeón.” – Tendríais todo el derecho de decir, pero sé que la mayoría os vais a conformar sólo con pensarlo.

Ya, pero ¿Sabes qué? Sólo se gana de una manera: ganando; y ayer ganaron otros. Así que ahora déjame que te mande amablemente a la mierda para poder disfrutar de esta resaca de subcampeón.

Que tengáis una cosa muy clara: vuestro partido me da igual. Estas líneas nacieron en el tren el viernes y han cambiado muy poco desde entonces. Porque no necesito un partido más para saber lo que sois.

Los que estáis ahí, sabéis qué clase de gente hace falta para recibir un 42-19 y volver celebrando que les habíamos metido tal andanada de placajes que ya no querían ni un balón más. Sabéis quién sale corriendo sin pensar más que “voy a chocar con lo que me digas. ¿Ese muro de hormigón? Será un placer”, sólo porque Rafi te ha levantado una ceja. Sabéis qué pegaditos hay que cambiarse en el vestuario para dejar de ver a Cieza o a Yunke poniendo patas arriba al más gordo del otro equipo: “Joder, Thor y el Capitán America juegan conmigo. ¿Lo veis? ¿Lo veis?!!!” Habéis sentido cómo el cabrón de Carmona detiene el tiempo con ese pase al segundo centro: “si llega nos cortamos, pero si se cae vamos otra vez a la melee; ¡Nada puede salir mal!” O lo que es ver llegar a Plaza, sin los años que te sobran y con los centímetros que te faltan y sólo poder pensar: “Actúa normal, que no se te vea preocupado.”

Me recordáis al David, que se pasó millones de años enterrado en el mármol hasta que vino Miguel Ángel y nos regaló el lujo de poder contemplarlo. Hoy sois lo mismo que ayer, lo mismo que habéis sido siempre y lo mismo que seréis a partir de ahora. Siempre fuisteis los campeones, y esta temporada nos ha regalado poder disfrutar desde la barrera viendo lo jodidamente grandes que sois.

Yunke y Cieza
Yunke y Carmona. Alejandro Alek

P.D.: Si os gusta la fotografía, o el rugby, o las dos, no dejeis de pasaros por la página de Alejandro Alek.

Water Monday

This post is in English because if you understand Spanish you probably have already heard me telling this story and if you don’t, I think you are going to enjoy it. Or be completely horrified. I hope it is the first one. Really.

So tradition says in my home town of Salamanca, that such a day as today every year, Salamancans (although we prefer “charros”) will go in the morning to work or school but after lunch we will be on holiday just for the day. Years ago my parents would take me and my sister to meet my grandparents and other friends to go on a picnic to the countryside, eat Hornazo – a shortcrust-ish-like pie with all the good stuff from Salamanca such as chorizo, jamón, sirloin and pork belly in it- and have some outdoors fun. As I grew older I kept doing the same thing but this time with my friends adding also some alcohol to the mix. (Hi mum! Still can’t read English right?). In summary, a local holiday during which the whole city gets absolutely empty because everyone is partying and celebrating outside.

What do we celebrate? Well, that is the fun bit. Back in the XVI century, a young king Philip II came to Salamanca to get married. He was only sixteen years old but what he found here would leave a deep mark in his very catholic soul. By that time Salamanca had a university which had already been running for three centuries, making of it a true temple of knowledge with 8,000 students (take as a reference that Madrid at the time had only 11,000 inhabitants) who, wanted as well to have some fun. Actually, to have a lot of fun. Because of this, the king found a city full of all kinds of taverns, brothels and “houses in which the sixth commandment was constantly under attack”, in such a way that “Salamanca was not only the first University of these kingdoms, the most known and old; but at the same time the biggest brothel in Europe, the Sodoma and Gommorrah from the west.”

“Salamanca was not only the first University of these kingdoms, the most known and old; but at the same time the biggest brothel in Europe, the Sodoma and Gommorrah from the west.”

Probably that is why, a shocked king, ruled that during Lent and Easter, the prohibition to eat meat shall be respected in all its meanings. Because of that, and in order to prevent all kinds of lustful acts, all those women were expelled from the city and conducted to the opposite side of river Tormes when these days came.

The end to all this happened in the first Monday after Easter Monday – that is, today – in which all the students would cross the river in their boats to get the prostitutes back into the city, celebrating quite heavily in that very moment their return in a way that you can probably imagine by this moment. And because of that this Monday got to be known as lunes de aguas which literally means Monday of water or more simply Water Monday.

Yes, because of that funny story full of alcohol and prostitutes I have been going on a nice picnic with my friends and family every Water Monday I can remember.

P.S.: This is just my quick summary, but even being google translated I strongly recommend to have a look at the Lunes de aguas entry in the Wikipedia.

Imagina

Imagina que sales una noche con tus amigos y ese ángel que creías que te miraba desde el fondo de la barra finalmente se acerca a ti.

Imagina que resulta que no sólo es guapa, sino que además descubres que, pese a lo inteligente que es, le vuelve loca hablar contigo y se ríe a carcajadas con tus gracietas más tontas; especialmente con ese humor tan negro que sólo usas con tus amigos por miedo a que quien no te conozca lo considere bárbaro, rayando lo obsceno.

Imagina que de pronto te dice: “Hablas demasiado, vamos a bailar.” Y tú no has bailado nunca. Ni lo intentas, porque no te gusta. Y allá vas, porque en ese momento cruzarías la séptima puerta del infierno si ella te lleva de la mano. Y bailas (O eso crees.  Tus amigos te recordarán otra cosa por la mañana, pero eso es una historia para otro momento), hasta que tus pies no pueden más y tu camisa y medio pub empiezan a pedirte a gritos una ducha. Y ella ahí sigue, mirándote sin dejar de sonreír.

Imagina que no quieres que llegue ese momento que finalmente llega. Ella se va a su casa. Tú te vas a tu casa, porque nada esta noche tendrá sentido a partir de ahora.

Imagina que llega la mañana.

Imagina que mientras luchas por despertarte alguien besa tu mejilla con cariño. Tratas de imaginar qué golpe de fortuna que ahora no recuerdas la trajo finalmente a tu cama. Y vuelves a revivir la noche entera en menos de un segundo para acabar de nuevo aquí, de vuelta, deseando abrir los ojos y decirle: “Te he echado de menos.”

Imagina abrir los ojos para encontrarte a tu perro Gus, un simpático bull dog francés, tan feo que es bonito, lamiéndote la cara con el mismo amor de cada mañana.

Justo así me he sentido yo esta tarde, cuando casi se me escapa un “Buona sera!”  mientras el agente de fronteras del aeropuerto de Gatwick me decía: “Your passport please.”

Milán
IMG_7818-copy IMG_7848 IMG_7853-copy IMG_7860-copy

 

ParmaIMG_7941-copy IMG_7955 IMG_7960-copy IMG_7965 IMG_7966-copy

 

Cinque TerreIMG_8039-copy IMG_8047 IMG_8077-copy IMG_8094-copy

 

Florencia


IMG_8171 copy IMG_8167-copyIMG_8211-copy IMG_8222-copy IMG_8223-copy IMG_8227-copy IMG_8235-copy IMG_8238-copy IMG_8264 IMG_8266

 

PisaIMG_8302-copy IMG_8309-copy IMG_8311-copy IMG_8315

1%

Si no te ríes con el Cachorro o Bagel, Muffin o Chihuahua o el Perro o Fregona no tienes alma.

Poco necesita Internet para arrancar esa carcajada que te pilla con la guardia baja cuando el ingenio se realimenta consigo mismo. No sé qué se le pasó por la cabeza a Karen Zack (yo por lo menos ya soy fan incondicional), pero sí que intuyo cómo se procedería a partir de ahora en una ciudad como Londres:

  • Un grupo de “expertos” se reunirían. Preferiblemente de pie, y con post its, muchos post its.
  • Donde otros pondrían ingenio, estos “expertos” buscarían datos que les digan más objetos absurdos que se pueden confundir con perros para crear nuevos memes. Yo que sé, alguien miraría al algoritmo de reconocimiento de imágenes de Google a ver qué cosas se confunden más, por ejemplo.
  • Con esto podrían producir decenas o cientos de nuevos memes.
  • Uno de ellos crearía una página en Facebook que podría hacer crecer rápidamente hasta los 100.000 seguidores.
  • En el mejor de los casos nos llenarían el Facebook de mierda que nos hace reír. En el peor encima se sacarían un dinero.

Porque oye, quién necesita alma cuando puedes mejorar tus conversiones un 1%.

Porque no teníamos ni idea

Mejor sin rodeos: Husky y yo nos hemos abierto un podcast que se llama Deuvedé. Porque para sentarte una hora a hablar de algo sin tener ni idea de nada, mejor grabarlo y colgarlo en Internet para que todo el mundo lo escuche bien. Aquí tenéis nuestro primer capítulo.

01 – Coches, relojes y la añoranza de lo físico. Ready?

Ahora mismo no sabemos cada cuánto vamos a ser capaces de publicar, pero creo que le hemos cogido el gustillo así que trataremos de ir teniendo algo nuevo de vez en cuando.

De momento podéis escucharnos en la página web http://deuvede.com, y seguirnos en Twitter (@deuvede_fm) y Facebook, donde avisaremos cada vez que publiquemos algo. Pero si lo que queréis es suscribiros al podcast y recibir cada nuevo capítulo según lo publiquemos es casi mejor que busquéis “deuvede” en cualquier aplicación de podcasts como iTunes, Overcast o BeyondPod.

 

Mejor abrir la boca y quedar como un idiota

— Ayer me vino una familia con el burka

— Sí, mi vecina se lo ha puesto este año

El primero es un psicólogo, preparándose para ser terapeuta de familia, que hablaba de lo difícil que es analizar el lenguaje corporal de una mujer con burka. Por los gestos que ha hecho creo que se refería a un nikab que sí que deja ver los ojos, pero tampoco le hacía mucho más fácil su situación.

La respuesta se la daba el anfitrión que nos había invitado a todos a cenar en su casa. Francés.

Después de unas cuantas horas de cena, no dejo de darle vueltas a lo que este mismo francés diría más adelante en la comida

En enero, cuando pasó lo del Charlie Hebdo, mi vecino — señalando para la misma casa que cuando hablaba del “burka” — se acercó y me dijo: “Tío, no sabes cuánto lo siento. Esa gente no ha entendido nada”

Y aquí sigo, como todo el día, pensando que hay demasiadas cosas que no son como me han contado.